Desde el Ilustre Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de la Región de Murcia, queremos apoyar la iniciativa de la FES para que se proponga a Mario Gaviria, a título póstumo, para el Premio Nacional de Sociología, ante la convocatoria actualmente abierta del CIS. Creemos que hay razones académicas y humanas para apoyar esta candidatura.

Mario Gaviria, sociólogo y urbanista, es reconocido tanto en la prensa nacional como en la regional como uno de los pensadores españoles más importantes del último medio siglo. Gaviria se ocupó de un gran número de temas relacionados con nuestra profesión. En los últimos tiempos estuvo trabajando sobre una de sus más recientes preocupaciones; la convivencia de occidente con el islam. Numerosos profesionales de la sociología, arquitectura, urbanismo, ingenierías y ciencias ambientales, han celebrado estos días mediante extensos artículos, algunas de sus aportaciones.

Gaviria estudió Derecho en Zaragoza y Sociología en Estrasburgo y Londres. Enseñó Sociología y Urbanismo en distintas universidades, dentro y fuera de España, desde la mítica CEISA española a la UCLA (en la que rechazó incorporarse tras una larga estancia como docente). Finalmente, se incorporó a la Universidad Pública de Navarra.

Elaboró informes para la ONU, para el Gobierno francés, para el Gobierno español y para numerosas instituciones. También los realizó de forma altruista para muchos colectivos y comunidades con problemas. Pero sobre todo hizo una serie de investigaciones (siempre en equipo y siempre potenciando a sus colaboradores) pioneras en campos tan diversos como el desarrollo rural, el urbanismo, el turismo o el bienestar social.

Trajo a España gran parte del pensamiento ambiental y convirtió el turismo en un objeto de análisis sociológico. Asimismo hizo avanzar la Sociología Rural y fue un referente en la Sociología Urbana y el Urbanismo en general, tal como lo acreditan los estudios realizados sobre él, tanto en España como en Francia (donde se reconoce su importante papel en la difusión del pensamiento de Henri Lefebvre).

Desarrolló los primeros estudios regionales de España (en la línea de la Sociología Regional de Howard Odum) en Navarra, Aragón o Extremadura. Ha tenido asimismo una influencia enorme en el Trabajo Social, habiendo asesorado algunas de las primeras experiencias españolas de Renta Mínima de Inserción y de algunos de los programas más avanzados de integración del colectivo gitano. Su trabajo de Sociología Aplicada ha tenido un impacto social tal que ciudades como Zaragoza y Benidorm, o la Comunidad Foral de Navarra, le han otorgado reconocimiento por sus aportaciones.

Su campo de acción investigadora fue muy extenso, habiendo sido uno de los pocos sociólogos españoles con libros de gran trascendencia, como España a go-go: Turismo charter y neocolonialismo del espacio; Ecologismo y ordenación del territorio en España; Extremadura Saqueada; El buen salvaje (De urbanitas, campesinos y ecologistas varios); La caña y el pez: estudio sobre los salarios sociales en las Comunidades Autónomas; La séptima potencia. España en el mundo o, el más reciente, El paraíso estancado. Cabe señalar que ha dejado una obra inédita sobre la convivencia entre occidente y el islam.

En el caso de la Sociología Ambiental, su aportación es especialmente importante. De hecho, sus contribuciones coinciden con los primeros avances de esta subdisciplina en el mundo anglosajón, yendo muy por delante en el análisis de muchas de las problemáticas socioambientales. Su importante figura en este campo fue reconocida en 2005 con el Premio Nacional de Medio Ambiente.

Consideramos, en suma, que Mario Gaviria es plenamente acreedor de ese reconocimiento. Que no haya dado tiempo a otorgárselo en vida no debería impedir que en su memoria reciba el merecido reconocimiento de la profesión.

Murcia, 15 de abril de 2018